INKHUK

4 de agosto de 1936. Interior de la iglesia de San Francisco después del saqueo. Mahón. Menorca. Islas Baleares. Historia de la Cruzada Española, Volumen IV, Tomo XVI. Ediciones Españolas, S. A., Madrid, 1941. Asesor artístico Manuel Sánchez Camargo. Fotografía Durán.

4 de agosto de 1920. El aula vacía del grupo FTO después de la clase de Malévich en el INKHUK. Instituto de Cultura Artística. Leningrado. Grupo de Vitebsk. UNOVIS. Manufactura de Cerámicas Lomonosov. FTO (formatol-toreticheskoie ordelenie). Documentos Archivos Nakov.

Después del cierre de iglesias y conventos, parcialmente saqueados, empezó a cobrar un carácter sistemático su destrucción, tomando como excusa el alojamiento de la tropa procedente de Barcelona o las necesidades del municipio en temas de fortificaciones y construcción. A los milicianos, que se declaraban activistas, les ofendía la vecindad de las imágenes y cargando con ellas carretadas las llevaron a la Explanada, donde hicieron un enorme incendio que redujo a cenizas el tesoro artístico de los templos. La iglesia de San Francisco se convirtió en almacén de materiales de construcción y polvero. Los milicianos, convertidos otra vez en obreros, llevaron estas cenizas al polvero de San Francisco para ser usado como mortero. Era un comentario sabido que los reclutas comentaran continuamente que habían venido a combatir y no a trabajar en la reconstrucción de Mahón. En un bombardeo se derrumbó la cúpula de la capilla del Sagrario y se dejó de usar el edificio como parque de construcción. Dejó así San Francisco de ser iglesia y fábrica a la vez, fruto de los juegos y de la barbarie inculta de los milicianos rojos.

Qué aspiran a alcanzar la fábrica, la industria: llegar por medio del trabajo a librarse del trabajo, eso es lo que indican la preocupación y el deseo de liberarse por medio de la máquina, que de momento sólo aligera el trabajo del hombre. Si el hombre debe liberarse del trabajo por medio del trabajo, en el reino de los cielos la Iglesia debe a su vez liberar al hombre de la oración, al alma por tanto, por medio de la oración. De lo contrario, ¿qué oraciones se podrían rezar si ya se ha alcanzado todo en Dios, si se ha comulgado con él y, sobre todo, si se considera que el alma es una parte de Dios? Por tanto, en el futuro el hombre ya no poseerá industrias ni fábricas, se desembarazará de ellas cuando haya alcanzado el bien; las fábricas e industrias ya no fabricarán el bien porque él solo y único bien se habrá obtenido en la perfección o porque él solo y único bien se habrá obtenido en la perfección o en Dios. De este modo en el futuro ni la Iglesia ni la fábrica existirán ya, porque eran sólo las guías del pueblo.